Usted está aquí: InicioTermografía

ANÁLISIS TERMOGRÁFICO

La Termografía Infrarroja es una técnica que permite, a distancia y sin ningún contacto, medir y visualizar temperaturas de superficie con precisión

Por: Santiago García Garrido

Director Técnico de RENOVETEC

Los ojos humanos no son sensibles a la radiación infrarroja emitida por un objeto, pero las cámaras termográficas, o de termovisión, son capaces de medir la energía con sensores infrarrojos, capacitados para "ver" en estas longitudes de onda. Esto nos permite medir la energía radiante emitida por objetos y, por consiguiente, determinar la temperatura de la superficie a distancia, en tiempo real y sin contacto. 

La gran mayoría de los problemas y averías en el entorno industrial - ya sea de tipo mecánico, eléctrico y de fabricación - están precedidos por cambios de temperatura que pueden ser detectados mediante la monitorización de temperatura con sistema de Termovisión por Infrarrojos. Con la implementación de programas de inspecciones termográficas en instalaciones, maquinaria, cuadros eléctricos, etc. es posible minimizar el riesgo de una falla de equipos y sus consecuencias, a la vez que también ofrece una herramienta para el control de calidad de las reparaciones efectuadas. 

El análisis mediante Termografía infrarroja debe complementarse con otras técnicas y sistemas de ensayo conocidos,  como pueden ser el análisis de aceites lubricantes, el análisis de vibraciones, los ultrasonidos pasivos y el análisis predictivo en motores eléctricos. Pueden añadirse los ensayos no destructivos clásicos: ensayos, radiográfico, el ultrasonido activo, partículas magnéticas, etc.

El análisis mediante Cámaras Termográficas Infrarrojas, está recomendado para:

-          Instalaciones y líneas eléctricas de Alta y Baja Tensión.

-          Cuadros, conexiones, bornes, transformadores, fusibles y empalmes eléctricos.

-          Motores eléctricos, generadores, bobinados,  etc.

-          Reductores, frenos, rodamientos, acoplamientos y embragues mecánicos.

-          Hornos, calderas e intercambiadores de calor. 

-          Instalaciones de climatización.

-          Líneas de producción, corte, prensado, forja, tratamientos térmicos. 

Las ventajas que ofrece el Mantenimiento Preventivo por Termovisión son:

-          Método de análisis sin detención de procesos productivos, ahorra gastos.

-          Baja peligrosidad para el operario por evitar la necesidad de contacto con el equipo.

-          Determinación exacta de puntos deficientes en una línea de proceso.

-          Reduce el tiempo de reparación por la localización precisa de la Falla.

-          Facilita informes muy precisos al personal de mantenimiento.

-           Ayuda al seguimiento de las reparaciones previas.

Volver